¿Abordaría usted un vuelo a sabiendas que la tripulación desconoce cuestiones tan relevantes como el destino del vuelo, pronóstico del clima, las condiciones del avión, el combustible, entre otras?

Si las respuestas a lo anterior no estuviesen en regla, gracias al profesionalismo, la planificación y los altos estándares con que se gestiona la aviación en el mundo, hecho de fácil verificación que se constata las bajas estadísticas de siniestralidad (según IATA y ASN en 2017 se transportaron 3.000 millones pasajeros, hubo 29 accidentes aéreos con 265 muertos).

Por lo anterior, usted se sienta tranquilo en un avión. Su serenidad seria mayor si conociera que la tripulación de abordo tiene un entrenamiento adecuado, no solo para las condiciones normales, sino para las contingencias más previsibles, tales como una eventual perturbación atmosférica, o la falla de algún sistema de abordo.

Como parte de su entrenamiento, la tripulación de un avión pasa un sinnúmero de horas en simuladores de vuelo, preparándose para el peor escenario. Hacerlo para un vuelo tranquilo y predecible no sería de mucha utilidad, la verdadera experticia se adquiere en las situaciones fuera de lo común.

La preparación y la exigencia ante cualquier escenario que pone la aviación es trasladable a cualquier actividad, específicamente para la gestión de empresas resulta algo especial y conveniente.

 

De la aviación a las las finanzas.

 

Si trasladamos esta situación a las empresas, la realidad es bastante distante y preocupante. Las estadísticas danzan dependiendo de las fuentes (cámaras de comercio, universidades, ONGs, entre otras), pero el número no baja de entre el 70 y el 80 por ciento de las nuevas empresas no llegan a destino y según Failure Institute más del 65% de los fracasos empresariales se deben a la mala gestión financiera.

La respuesta es sencilla, pero la implementación no tanto. Lo primero es tener una hoja de ruta, un plan estratégico.

 

Destino del viaje y las finanzas.

 

Me consta que muchas empresas no tienen un plan estratégico por escrito, a pesar de lo anterior, no significa que el plan no exista o al menos los lineamientos básicos. Lo que sucede es que yace en la cabeza de la gerencia y en el desconocimiento del resto de la organización. ¿cómo se puede ir bien si los empleados desconocen para dónde va la gerencia?

La importancia de un plan estratégico no está por el número de páginas del documento, sino por lo consistente y plausible que sea.

No es lo mismo viajar de Lima a Miami, que hacerlo en un día en concreto, en un tiempo acotado (5 horas y media). Por que lo anterior determina la preparación, el combustible, entre otros factores a tener en cuenta.

Supongamos que usted hizo la labor y en cinco paginas condenso su estrategia de negocio, usted lo discutió con su equipo y hay un consenso abrumador, cabe una pregunta: ¿cómo sabe que el factible el plan?

La respuesta mas simple seria llevarlo a realidad, además de ser una insensatez, seria como abordar un vuelo y que el piloto dijera miremos a ver si llegamos a destino y no nos equivocamos.

Ese plan debe de estar testeado de antemano, es decir que los objetivos deben ser concretos y medibles. Antes de construir el edificio hagamos los planos y las maquetas. Eso se traduce en su empresa en construir un plan financiero completo, una simulación de ingresos y costos centrado en el flujo de efectivo y cuando los objetivos concuerdan con lo que pueden vislumbrar las frías cifras financieras se puede decir que la empresa tiene un plan estratégico consistente.

 

Qué debe tener su plan financiero inicial de testeo

 

  1. Simulación y proyección del estado de resultados (ingresos, costo y gastos)
  2.  Simulación y proyección del flujo de efectivo (cobros y pagos)
  3. Simulación y proyección del balance de la situación financiera (inversión y como se financia).
  4. Análisis de rentabilidad básico

 

Pretendo seguir analizando otros aspectos relevantes del fracaso por la gestión financiera en otras entregas por lo extenso e importante del tema. Nos vemos próximamente.

Pin It on Pinterest

Share This
×