Parafraseando lo mencionado por Steve Jobs en su célebre discurso motivador en la universidad de Stanford en 2005, refiriéndose a lo importante en la vida que es “conectar los puntos”, sacar provecho al rastro de muchos hechos que inicialmente se pueden percibir como inconexos, pero sin proponérselo esas circunstancias y enseñanzas lo proyectan a futuro.

 

Inicio mi emprendimiento y la primera entrada en mi blog con una de mis primeras referencias que recuerde de temas de finanzas personales y educación financiera. Tratando de conectar los puntos que llevaron a proponerme ayudarle a organizar sus finanzas y tomar mejores decisiones financieras.

 

En algún momento de mi niñez, recuerdo haber memorizado muchas fabulas y aunque nunca lo hice con La Cigarra y la Hormiga porque no me toco en un sorteo hecho por mis profesores, si recuerdo que me causo especial interés la fabula y posteriormente su enseñanza.

 

Pensando y repensando como ayudar a mi hijo e incentivarlo a ahorrar cayó como un rayo ese antiguo recuerdo infantil. Hoy visto con los ojos de un financista recobra una importancia aquella antigua moraleja tan vigente hoy como en el año 336 A.C. cuando se estima que lo escribió el fabulista ESOPO y la posteriormente reeditado por Jean de La Fontaine (1621-1695) y Félix María de Samaniego (1745-1801). Diferentes hombres, en diferentes épocas y circunstancias, pasando por la educación de finales del siglo XX han considerado relevante consejo que se extrae de tal texto.

 

Seguramente si usted desea tomar tal consejo o compartirlo con algún infante le dejo la versión que muy probablemente leí y que unos treinta años después sigue siendo el punto de inicio que me llevó a ayudarle en sus finanzas.

 

 

La cigarra y la hormiga

 

 

Todo el verano cantó

La Cigarra, pobre artista.

Y estaba muy desprovista

Cuando el invierno llegó.

 

Sin la más leve porción

De mosca ni de lombriz,

A llamar fue la infeliz

De la Hormiga a la mansión.

 

─ Ruego a usted, dijo a la Hormiga

Me preste un poco de grano

Hasta que llegue el verano,

Cara vecina y amiga,

Antes de agosto, sin duda,

Pagaré, a fe de animal,

Réditos y capital,

Venga, señora, en mi ayuda.

 

La Hormiga, dura y mezquina

(Es su defecto mayor),

─ ¿Qué hizo durante el verano?

Dijo a la triste vecina.

 

─ ¿Qué hice, señora?, Cantar,

Respondió la interpelada.

 

─ ¿Cantó entonces la afligida?

Pues bien, ahora, ¡bailad!

 

Jean de la Fontaine

plan de vida financiera - básico

trace una hoja de ruta financiera para alcanzar sus metas y objetivos financieros. Logre la libertad financiera que se merece.

asesoría y consultoría financiera por horas

lo acompañamos dando nuestra visión objetiva acerca de cualquier asunto de sus finanzas.

Pin It on Pinterest

×