El dilema de la jubilación

La esperanza de vida ha aumentado de la mano del progreso económico y médico. Desde mediados del siglo diecinueve, está se ha elevado dos años y medio por década o seis horas anuales, al pasar de una esperanza de 45 años a la actual de 90 en los países desarrollados. Logros asociados a la disminución de la mortalidad infantil y senil, y la mayor educación.

 

Los que caminan y ven la luz por primera vez en el planeta, en una economía medianamente desarrollada, vivirán entre 90 y 150 años. En promedio diez años más que sus padres y veinte más que sus abuelos. Sin olvidar el salto cuántico que esta por vivirse (espero) con el desarrollo y la aplicación de la terapia génica.

 

Este hecho pone más leña al fuego a la sostenibilidad de los sistemas de seguridad social público, en especial a los fondos de pensiones y al gasto en salud. Pensar que una persona sobreviva más de veinte años después de su jubilación y con el avance de la edad se incrementen las probabilidades de sufrir una enfermedad degenerativa como el alzhéimer, cáncer, entre otras. Implica necesariamente repensar todo el sistema de seguridad social y apropiarse de su propio destino económico.

 

La crisis de las finanzas públicas

En las economías donde la jubilación es una obligación pública han empezado a dar síntomas de desfinanciamiento. Esta presión económica, comienza a evidenciarse en los países desarrollados donde la edad de retiro se ha ido postergando desde los cincuenta a los actuales 67 años, edad vigente en Alemania y Francia, y no demora ponerse a la par países como Grecia, Portugal, España e Italia (léase crisis financiera).

 

Ahora, lo que ha entrado en crisis no son los beneficios sociales frutos de la prosperidad económica y la equidad social, sino el sistema donde los jóvenes pagan las pensiones de los viejos, sistema conocido como prima-media. Con cada vez menos jóvenes por la reducción de las tasas de natalidad y el aumento de la esperanza de vida, los estados no se han visto a gachas para sufragar los costos de una creciente población de jubilados.

 

Realidad que se ha solventado vía déficit y aumento de impuestos. Retirando riqueza de donde se genera (las empresa) y desestimulando el ahorro de los hogares.
La jubilación privada
Lo que deja con mayor relevancia al ahorro privado para jubilarse y tener mejor calidad de vida durante la tercera edad.

La posibilidad de jubilarse con una pensión pública o hacerlo con un ahorro de capitalización privada, prevista y obligatoria por ley se desvanece cada vez más rápido. Pretender que el estado de una manera paternalista prevea situaciones futuras y particulares nos deja con incertidumbre en los años de más vulnerabilidad. Además a veces las funciones objetivo del estado en su conjunto contraponen a las individuales, dejándonos en situaciones de menos-libertad y masificando las preferencias individuales.

 

¿Cuánto ahorrar?

Supongamos un hogar con ingresos medios , si desconocemos la tasa de interés que ganan los ahorristas, una persona que inicie su etapa laboral a los 25 años, pretenda pensionarse a los 60 y espere vivir unos 73 años, tendrá que al menos tener un fondo para jubilación de 7.7 veces su ingreso anual o ahorrar el 21.3% de sus ingresos durante sus 35 años productivos.

 

Si se introduce una modesta tasa de interés real del 2%, tendría que tener ahorrado cinco veces su ingreso anual o ahorrar 14% de ellos.

 

Si la esperanza de vida continúa creciendo como lo ha hecho en los últimos 170 años, dejará a muchos jubilados en indigencia o esperanzados que los rendimientos de los fondos de pensión sean mayores.

 

La esperanza de vida y la forma de vivir

Otra cuestión de importante relevancia, es que muy probablemente veamos en las próximas décadas incrementos en la edad de jubilación cercana a los 70-75 años. Acompañados de una reducción de las jornadas laborales o la distribución de esta a lo largo de un ciclo productivo más largo.

 

Lo anterior tiene un gran supuesto, el aumento sustancial de la productividad de las personas, tener que producir en jornadas de cinco o menos horas lo que actualmente se produce en ocho o más; mayor productividad significa mayor escolaridad. La educación conllevará cada vez mayor especialización a niveles cada vez superiores, no será suficiente maestrías y doctorados.

 

Hasta hace unos años tener una maestría en administración de negocios (MBA) era diferenciador y otorgaba competitividad en el mercado laboral; Esto dejará de serlo y se convertirá en casi una norma. Lo mismo que dominar varios idiomas y adquirir más y mejores destreza en el manejo de tecnologías.

 

Sin olvidar que mayor productividad es sinónimo de mayor ingreso, los padres tendrán que disponer de mayor ahorro para contribuir a una educación adecuada a la siguiente generación y estas se mantendrán más años en el sistema educativo.

 

Conclusiones

Es arriesgado e irresponsable consigo mismo dejar al estado la carga directa que le corresponden a cada individuo. El pensar que es un derecho no crea los recursos y gira una deuda a futuras generaciones.

 

Dejar al buen juicio del legislador las políticas de jubilación es desacertado, pues el ahorro calculado puede ser insuficiente. Actualmente a los individuos y empresas se le obliga cotizar a la cuenta de capitalización individual el 16,5% del salario. Este monto a mi juicio es insuficiente, a menos que la canasta de bienes a adquirir sea sustancialmente menor cuando se jubile, los rendimientos de los ahorros sean superiores al mercado y usted no sobreviva más allá de los 73 años.

 

La solución facilista de muchos gobiernos es postergar indignamente la edad de jubilación, sin que la oferta de salud corresponda a países de similares esperanza de vida.

 

La jubilación es cada vez más una previsión y decisión privada, tanto en países desarrollados, como en emergentes. Cuestión que se suscribe a una mayor responsabilidad consigo mismo y con su AHORRO.

relacionados

 

Los lectores de este artículo también leyeron

 

¿Qué es y no es un asesor financiero personal?

¿Qué es y no es un asesor financiero personal?

Con la palabra asesor financiero se suele conocer varias profesionales orientados a dar consejo acerca de finanzas. La primera distinción es que existe una fundamental diferencia entre las finanzas de una empresa y las personales. Este artículo trata de dar...

Adiós John Bogle, el gurú del pequeño inversionista

Adiós John Bogle, el gurú del pequeño inversionista

ArtículoWall Street se ha hecho más celebre por personajes como el Lobo de Wall Street (John Belfort), el esquema piramidal de Bernard Madoff o el siniestro personaje Gordon Gekko de la película Wall Street (1987). Sin embargo, la realidad habla poco de grandes mentes...

Educación Financiera

Tutoriales, Cursos y Talleres

Tal vez te puede interesar alguno de nuestros tutoriales, cursos y talleres

Asesoría y consultoría financiera

Quizas le pueda interesar alguno de nuestros servicios relacionados.

plan financiero personal

Plan de Vida Financiera - Básico

Conozca su situación financiera actual, planifique sus emtas y objetivos financieros.

asesor financiero independiente

Asesoría Financiera Personal

Cuente con las orientaciones de un experto

Comentarios

Agradecemos sus comentarios en la casilla de abajo, permitanos conocer su opinión.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This
×